sábado, 28 de febrero de 2015

Terminando febrero en Laguna

¡Ya es final de Febrero! Quién lo diría, y yo prácticamente he usado todo el mes de febrero para el album de campeones.... ¡a ver que hago en Marzo!


Hoy fue el último día de Febrero en Laguna. Crispín me propuso el proyecto municipal del arco de globos que, gracias a ir un momento a la Isla, he podido pagarlo hoy mismo. A parte, he conseguido pagar parte de la deuda y he ahorrado otro poquillo más de dinero. Normalmente me da mucha perrería ir a la isla. Capitán se pone a veces algo pesado en los viajes, jeje.

Por otro lado, he ido teniendo conversaciones con los vecinos del pueblo. Cana, el nuevo vecino, me sorprende con algunas frases, que jamás había leído desde Parches o Crispín, o directamente no me acuerdo. Luego tenemos esta escena, Parches, indicando nuevos tipos de eventos que, ¡me gustarían junto a la reunión de vecinos que dije el otro día! ¡Yo quiero esos eventos!


Luego he descubierto que Tití es una espía profesional. Le gusta cotillear a los vecinos. Primero dijo que era una agente especial y le gustaba espiar. Pero que era broma. Salvo lo de espiar. Pero que miedo me da esta chica, y eso que la tengo desde el inicio del juego... 


Luego además Crispín se llamó a sí mismo cochino. ¡Y yo no le dije nada! Dice que tenía envidia cochina sobre la casa de Vesta (por fuera, supuestamente) y por la tarde me dijo que Parches tenía cosquillas en los pies. ¿Lo probamos esto último? Aunque no recuerdo si me lo dijo él o me lo dijo el nuevo vecino. Si queremos chantaje, tenemos las cosquillas. 


¡Ops! Tuve una visita sorpresa de Comando. Cuando lancé la foto a Miiverse, fue regresar y fin de la visita. Normalmente tarda tanto que al final se fue antes de tiempo. Normalmente cuando te visitan así sin quedar ni avisar te regalan algo. Fue sacar la foto y darle a continuar la conversación y ya quería irse. Y yo sin regalo. Miiverse tarda mucho, snif...
Luego le devolví la visita a Comando. Me sorprende siempre ver a los vecinos sentados en los bancos del pueblo o sobre todo en los muebles/sofás de su casa. Le da más originalidad y naturalidad al juego, y en otros juegos de la saga eso nunca ha ocurrido. 

También he ido a coger la canción "Paseíto", una de las canciones secretas de Totakeke, que ya es mía. Un día traeré una lista guía de todas las canciones de Totakeke (y en castellano). En general, también pienso poner algunas cositas de la guía oficial que publique hace tiempo aquí (PINCHA AQUÍ).


¡Kiiiiii! ¡Kii, kiii!... *supuesto idioma murciélaguil...*

Y bueno, ¡hasta aquí Febrero! A ver que sale en marzo, y en todos los sentidos, y a ver que tal estoy con la rehabilitación. Necesito más masajes... me quitan mucho el estrés. Pero claro, luego no hago el reposo que tengo que hacer y el masaje de antes no sirve de mucho, pero bueno. ¡Allá vamos!

viernes, 27 de febrero de 2015

Nueva mudanza en Laguna

Volviendo a jugar hoy al Animal Crossing New Leaf, decir además que se me olvidó comentar que casualmente tenía el icono de que había recibido algo por Spot Pass. Me parecía imposible, porque no suele avisar de mucho y no recibí nada de Carturo y los regalos de la oficina de Correos ya los tenía todos. Creo que... que... en serio, me llegó una casa en las zonas de la AAD, porque apareció allí una tercera que jamás me encontré antes (solo tenía una de una española de aquí que coincidí por casualidad y la de Pikmin, ¡Nintendo, trae más, coñe!)... imagino que, ¿Nintendo ahora envía casas aleatorias por Spot Pass? Lo agradezco de hecho.


Pero hablemos de lo importante. Hoy ha llegado el nuevo vecino que el otro día apareció en la tienda de campaña (el iglú antes de irse la nieve), que se trata de Cana, un mono de personalidad perezosa. Casualmente sigue en la esquinita esa dónde se forman todos los vecinos cuando se mudan, zona esquina inferior izquierda... ¿es un imán o algo?

Como se puede ver, he cambiado nuevamente de aspecto. Gorro fresa con otro diseño sin mangas de color rosa y blanco, también de diseño de QR Code. La verdad es que me gusta bastante. Voy probando poco a poco nuevos conjuntos, aunque éste me gusta. Y las chanclas y las medias se van a quedar así que quedan bastante bien.


Luego la casualidad quiso jugar otra vez conmigo y como dije, ya me queda un último hueco para un nuevo vecino. En este caso, el de hoy era Jacobo (cerdito azul), pero al final he decidido no incluirlo en el pueblo porque ya repetiría bastante algunas personalidades. De hecho, mientras que hace tiempo atrás lo más común en mi pueblo eran los deportistas y las alegres y las divas, ahora justamente me falta una alegre (como Venada o Muaré, que se me fue hace poco) y algún deportista. Asi que esperaré a ver si se muda uno solo por su cuenta o a ver si suena la flauta con alguna tienda de campaña. Si me encuentro con Celeste, Jacinto o Jereza en estos, lo siento pero irán de cabeza a mi pueblo. De siempre fueron mis favoritos (o Pupas).

Eso es todo, hoy no hice mucho más. He estado casi todo el día fuera y de rehabilitación (los masajes de los fisioterapeutas son el paraíso... quiero más), así que poco más he podido catar, aunque creo que Al me estaba creando (¡por fin!) alguno de los muebles de oro, que ya tenía ganas de completar. Aunque cuesta que te salga oro. Y cuesta no venderlo, porque me hacía bastante falta el dinero.

¡Volviendo a Laguna en Animal Crossing New Leaf!

Realmente llevo desde poco antes de navidad sin meterme en Animal Crossing New Leaf. Por unas cosas u otras, no estaba apenas motivada, aunque hace unos pocos días (justamente entre en carnaval) la verdad es que me empecé a enganchar otra vez, así que veamos que es lo que he estado haciendo estos días por encima.


Aunque lo normal en mí no sea que me guste el verde, encontré un diseño mediante QR Code que me gustó mucho. ¡Además ya se acerca la primera y la hierba verde vuelve a aparecer por el pueblo! ¡Ahora da gusto!

Como se puede ver en la imagen, el banco de metal y el arco de luces los he colocado en realidad bastante cerca de la plaza (y sí, estoy tomando un cafelito ahí y el color del pelo es rosa...). Curiosamente ahora todos los vecinos se me esconden en una esquinita izquierda del mapa, al lado inferior del todo. Recientemente se me fue Muaré y va a mudarse Cana (aun falta un hueco más para otro vecino, a ver si hay suerte). Ya veremos que tal me llevo con el nuevo vecino, que me lo encontré dos días antes en el Iglú, antes de llegar la hierba verde y reluciente.


Feli también es una de mis nuevas vecinas. La verdad es que todos los vecinos que tengo intento guardarme una carta de ellos para recordarlos siempre. Me parece monísima y muy maja, la verdad es que los diseños de los gatos me suelen gustar bastante. Aún sueño con el AC perfecto como el que diseñé hace tiempo en una de mis entradas, en el que sea un pueblo GIGANTE en el que se vayan mudando y quepan TODOS los vecinos. Me haría mucha ilusión.


También han aparecido algunos momentos graciosos. Y es que me encanta cotillear las conversaciones que se forman entre varios vecinos. Se me había ocurrido alguna idea para mejorar estas conversaciones (como he dicho en el párrafo anterior), en el que se hagan una especie de "reuniones de vecinos" de toda la vida. Y no tienes porque estar delante, pero sería interesantísimo y seguro que divertido. Aunque fuese como un evento de calendario más, que hay meses tan escasos que aburren un poco que no haya nada más interesante.

Y actualmente poco más que contar, me he vuelto a cambiar de diseño del vestido (con el gorro fresa, ya subiré foto a Miiverse), intento cambiar el diseño completo de mi casa, y de nuevo a viciarme poco a poco para ir consiguiendo cosillas. La verdad es que ya echaba de menos a mis vecinos. Eso sí, sigo pobretona como nadie... y no me gusta usar las típicas "trampitas" para sacarme tanto dinero, tampoco uso todo el tiempo que tengo del juego para hacerlos (o ir a la isla, etc). Y a ver cuando me aparecen los proyectos municipales (tela de picnic, ejem, ejem) que deseo, que hace bastante que no me piden ninguno nuevo y me estoy quedando con ganas.

¡Ya nos veremos por Laguna!

miércoles, 25 de febrero de 2015

Una simple foto de una gata

La adoptamos en el 2013. Nos entró el venazo (aunque yo le dije que se esperara a que tuviésemos un bebé para que se criasen juntos) y daba la casualidad que cerca de aquí, en la tienda Kiwoko habían gatitos para adoptar. Eran todos monísimos. Yo quería uno negro, siempre tuve ilusión de tener un gatito negro, pero fue ver ese gatito atigrado plateado y me quedé enamorada... ¡y además creo que era la única hembra! xD Me dio penita llevármela de sus hermanitos, y era tan, taaan chiquitita (apenas tendría cuatro meses o así). Parecía además una super saiyan. 

Nos ha salido muy buena, porque apenas nos araña ni nos muerde, es juguetona, es cariñosa... pero se pone demasiadas veces en celo y su maullido es muy molesto. Pero yo la quiero igual. Es tímida con la gente que viene a casa y suele "bufar", pero no suele hacer nada (por si acaso es mejor no tocarla xD le cuesta acostumbrarse, mi madre estuvo conmigo una semana y no había forma de que le cogiese cariño). 



martes, 24 de febrero de 2015

Que mierdas les pasa a los hombres...

Mi marido otra vez. Casi siempre pone vídeos que no suelo aguantar mucho (compartimos siempre la misma habitación en casa... además no soportaría estar todo el tiempo en habitaciones separadas, ¿qué clase de pareja de mierda sería esa? Ok, una cosa es un poco de espacio, ¡pero en esto también!), prácticamente toooodo el día y no me respeta (luego dice que respete lo que el ve, ¿pero me respesta a mi cuando le pido por favor que veamos otra cosa que estoy harta de siempre lo mismo que me tiene ya hasta los huevos?), y los pone muy seguido, todo el rato de lo mismo y apenas me da descanso. Ojalá nos quitasemos el internet de los cojones. De verdad. Podemos estar perfectamente unas pocas horas viendo otras cosas o viendo algo que me guste a mi también y no solo a ti. ¿Luego quién respeta a quién? U_U Yo he dejado de ver cosas y él de ver otras sí, pero tampoco es para que me torture todos los días con los mismos vídeos (casi siempre del puto LoL) repetitivos una y otra vez. Me siento cansada ya. Me apetece romper la televisión, su ordenador, el modem o pedir directamente a ONO que nos quite el maldito internet. ¡Por unos putos vídeos que me tienen hasta las ojeras (si, porque tengo ojeras gordas)! ¡Dame un descanso con semejante morralla de vídeos, o al menos ve tu alguno de los míos conmigo (APM, de Sé Lo Que Hicistéis viejos, algo de los canales de dibujos de la televisión, ¡¡joder!!). 

Bueno, pero ya lleva casi dos horas con un juego aburridísimo a mi gusto (con un youtuber que no soporto y me parece un gilimoncas), tres vídeos seguidos, y me está tocando los cojones, ya he tenido suficiente. De hecho hoy estaba harta por que todas las noches a la hora de la cena (e incluso en la asquerosa comida) pone siempre vídeos de youtube de gameplay y demás a veces morralla y me tiene ya hasta los pu*os ovarios. Hoy me he cabreado, pero claro, no a lo bestia. Le había dicho un "por favor, ¿no podriamos ver otra cosa? ¿Órbita Laika o algo de la tele?", pero no me ha hecho ni puto caso, insensible de mierda, que me tengo que tragar todo el rato lo mismo todas las putas noches,... además, necesitando estar sentada en algún sitio cómodo y en reposo, y he cogido mi plato, he cogido una de las sillas de las que tengo incomodísimas en casa y me he ido al comedor a cenar sola como una estúpida... yo pensaba que me diría "Sara ven, que vemos algo juntos mientras cenamos y luego pongo mi vídeo", pero nooooooooooooooooooo, vete al comedor, estúpida, que paso de verte el careto, prefiero ver mi vídeo, cenar solo y que te den mientras te destrozas el cuello. 

Y encima la comida estaba bastante asquerosa. Me cauen su fruta madre.

¿Como fueron mis primeras partidas al LoL?

No todo el mundo nace sabiendo o nace jugando directamente a un juego, aunque siempre puede existir ese día de la suerte del novato.

Yo vengo originalmente del DOTA 2. Lo que más me gustaba de ese juego es que toooooodos los héroes eran gratuitos y que su estética me parecía menos de cartoon. En general, me gustaba bastante. Cuando entré al League of Legends, que además hice unas pocas partidas en premade con mi marido, no se puede ser que se me hiciese difícil: de hecho se me hizo más fácil adaptarme en general, aunque con la tienda me perdía muchísimo y no comprendía bien muchos conceptos (si lo de las líneas, aunque no de la misma forma que en el DOTA 2 que al no obligarme a jugar contra jugadores humanos para conseguir personajes (o gastar money real), siempre jugaba con bots, adaptando y subiendo dificultades y qué narices, yo juego a un juego para divertirme). En general, las cuatro primeras partidas recuerdo que no morí ni una sola vez. ¿Por qué? En el DOTA 2 llevaba un descuido y podías palmarla rápidamente, así que en el LoL me quedo casi siempre detrás cerca de la torre y no me arriesgo demasiado (algunas partidas si habré tenido con humanos). Ahora muero más porque me he acostumbrado a ir a lo frenético y meterme de lleno cuando se genera un combate (antes también, pero ahora demasiado xD), pero domino a unos cuantos personajes más que antes. Eso sí, como es evidente las primeras partidas aunque apenas muriese tampoco realizaba muchas muertes, aunque si bastantes apoyos (y me contó la rotación predeterminada de nuevos jugadores, con una flamante Jinx). 

Decir que cuando subí a nivel 6 y me dieron los 400 RP, lo primero que hice fue comprarme el campeón que más me llamaba la atención en aquel momento. Miss Fortune fue la afortunada, nunca mejor dicho (¡además también se llama como yo! xD), que además estaba rebajada de RP en aquel momento (yo empecé a jugar justo el 21 de diciembre aunque reconozco que tenía cuenta desde hace unos años atrás, pero jamás había jugado). Mi marido decía que seguramente me gustaría, independientemente del lore del personaje, y acertó de pleno, me gusta mucho su mecánica sencilla, pistolera cazadora de piratas con habilidades simples. Luego ya a partir de ahí fuí comprando de poco en poco los de 450, algunos de 1350 y tengo muy pocos de 3150. 

En general, el LoL me parece simple y rápìdo de jugar, aunque a veces me saca un poco de quicio tanta aglomeración de minions (creeps en el DOTA 2 y no son para nada tantos, de hecho suelen ser 4 o 5 y tienes que estar más pendiente de cuando se te atacaban... y... mejor paro, y en el HoS también hay demasiados minions... ¡maldito bodyblock injusto!) y que los combates a veces se hagan tan largos. Hay también una gran variedad de campeones (aunque muy caros a mi gusto la mayoría, que apenas ninguno ha recibido rebaja de PI con los años por lo que he leído...), aunque hecho de menos ciertas mecánicas. 

-Si me lo preguntáis, cuando regreso al DOTA 2 me es un gustazo ver tan pocos creeps y ciertas temáticas (y sobre todo héroes, como adoro a Luna y a Shadow Shaman T^T), pero me he acostumbrado a lo frenético del LoL y ahora me descuido en seguida y muero bastante, ¡contra bots! xDD

lunes, 23 de febrero de 2015

¿Queríais juego clásico de Sonic? Ahí va Sonic Runners.

Después del batacazo de Sonic Boom (y el destrozo de sus personajes si me dejáis añadir), SEGA pasará a hacer juegos para móviles, incluido el de nuestro erizo preferido. 


Se llama Sonic Runners y... ¡ANDA!
¡Pero si trae lo que casi todos los fans de los clásicos de Sonic pedían! Jugabilidad clásica, adictiva, veloz, los chaos, niveles frenéticos, los personajes de toda la vida, y en fin... lo peor es que es en móviles. ¿Tan difícil era SEGA, crear este juego en una consola? Yo me moriría por tenerlo ahora mismo en mi 3DS (no literal, ya me entendéis). 

Tras ese párrafo inútil, sí, Sonic Runners saldrá para ios y android y nunca lo cataremos en consola. 
Si queréis un juego clásico de Sonic pero -seguramente- con micropagos y con contenido final un poco más limitado (porque creo que en consola estaría mucho mejor hecho y más "profundo" en contenido en general), ya sabéis, a esperar a que salga y vete a saber a que precio. 

Que rabia, malditos móviles ;_;


Igualmente me mosquea que cada vez el mercado de juegos móviles sea mayor, a mi me parece una de las peores lacras que ha parido la industria. Eh, no dudo que hayan buenos juegos para móviles, pero cuando "destrozas" sagas (Final Fantasy Tactics S y All The Bravest, y próximamente Sonic) o haces juegos en móviles que podrían ser mejores en consolas, me duele verlo, y mucho. Peor cuando son los saca cuartos tipo Candy crush, que o pagas vidas, o te esperas un tiempo o te cagas.

jueves, 19 de febrero de 2015

Érase una vez...

No, no es la serie de televisión. Hace mucho tiempo, rajaba bastante sobre lo que me sucedía con los vecinos que tuve la primera vez que me independicé con mi marido. Pues oye, acabo de desahogarme de una forma que me ha parecido cuanto menos, graciosa: a modo de capítulos, como una historia. Vamos a ello, y seguro que traeré más segundas partes, aunque de otros temas.

LAS BRUJAS DE LA FINCA

Con la ilusión, cogimos un piso nuevo, de construcción de apenas 5 años. Lo cogimos al momento porque estaba decente de precio, no teníamos vecinos a los lados (y se ve que llevaba así mucho tiempo) ni arriba y era una zona tranquila. Además era un primero con ascensor.

Primera pega: El Garaje fue una castaña.
Las plazas de garaje eran una mierda. El coche de mi marido apenas podía entrar ni salir y aún menos en su plaza de garaje. Así que menos mal que por fuera era una zona con mucho sitio libre.

Segunda pega: La ventana del comedor daba a un descampado.
Y no a uno cualquiera no, a uno dónde la gente iba a pasear a sus perros. Abrir la ventana era un suplicio, todo dios te veía, oías ladrar a los perros y por si fuese poco olías su mierda y su pis. Algunos venían debajo de nuestra ventana a ello.

Tercera pega: El calor nos asaba, nos asó y nos asaría.
Era invierno y nos asábamos de calor. El piso no estaba orientado hacia el exterior (por así decirlo) y no entraba nada de aire de fuera, si, ni en invierno. Si ya nos asábamos ahí en invierno, ni me imagino en verano.

Cuarta pega: Y llegaron los vecinos...¡los orcos de Mordor!
Nos llegaron vecinos al piso de arriba. Cuando la finca había estado más de un año sin gente ahí, ¡pum, se mudan un mes después que nosotros! ¡qué coincidencia!
Nosotros siempre intentamos no hacer ruido.

Quinta pega: Paredes de papel.
Así, con la llegada de los nuevos vecinos, nos dimos cuenta de que eran paredes de papel... y es que en cuanto te choques sin querer con una pared, se cae a cachitos la pintura. Se oye todo. Literalmente, todo.

Sexta pega: Los vecinos de arriba eran gilipuertas. 
Para empezar, la señora de la casa a parte de cantar como el culo, cantaba a grito pelado, se ponía los tacones muchas más veces y encima tenían un hijo que pataleaba como un terremoto.
Un día que mi marido vino cabreado del trabajo gritó para que se callara y solo lo hizo a la tercera. Después, fuimos las siguientes veces en persona para decirlo correctamente, amablemente, que bajara la voz y que tuviesen más cuidado a la hora de hacer ruido, que se oía todo. La chica parecía tener 31 años o similar... y cantaba siempre canciones de choni. En fin...

Séptima pega: Se armaban cada fiesta...
Resulta que este matrimonio treintañero con chaval eran todavía jovenzuelos a los que les gustaba la discoteca y el chumba chumba, pero como ahora tenían un hijo, no podían irse de fiesta. ¿Solución? ¡¡Montemos la fiesta padre en nuestro edificio!! Total, ¡las paredes son de papel, que lo oiga todo el mundo y hagamos una fiesta hasta las 4 de la mañana aunque la gente tenga que descansar o al día siguiente trabaje! Una vez salimos al descampado a verlo y efectivamente, se veía desde su ventana un montón de canis y chonis que eran amiguitos de ese par de gentuzas, bebiendo alcohol y fumando con el niño delante y la música a toda pastilla, con miles de jajas y jijis.
De hecho tuvieron bastantes quejas de los vecinos del edificio. Nosotros, los peor afectados (los teníamos arriba y se oía como si estuviese ahí mismo) también nos quejamos varias veces y estábamos hasta los cojones.

Octava pega: ¡Segundo infierno llegó!
Dos meses después (más o menos) y siguiendo sufriendo semana sí y semana también las discotecas encima de nuestro piso, se nos muda gente al lado. Se acabó la paz... Yo decía "seguro que nos la arman como las de arriba". Mi marido decía que tuviésemos paciencia. Una vez más, tuve razón (siento si suena a mucho ego, pero SIEMPRE tengo razón en este tipo de cosas...).
Un matrimonio que tenía un bebé. Dos perros. Y la madre de ella (¿¿quién querría vivir con la suegra en su casa en un piso que no caben más de 2 personas?? ¡si era super chuchurrio!).

Novena pega: Los perros y la bruja que la parió...
Para empezar, lo que más me chocó fue que la pareja se llamaban como nosotros (que vergüenza ajena me daban). Dejando a un lado eso, el piso nuestro y el suyo tenían terrazas pegadas prácticamente. Su feliz idea fue plantar, la primera semana durante todos los días enteros a los perros dentro de la terraza, llorando, ladrando y hasta meándose. Estábamos hasta los garbanzos de los perros. Imaginaos si estábamos con las ventanas abiertas. Directamente no podíamos, porque si abríamos las ventanas, sus gritos, sus conversaciones, los perros y las meadas de los perros. Olé.

Décima pega: ¡Ahora empieza el caos!
Resulta que el marido de la pava también es militar. Ok, entonces se podrá entender un poco mejor con mi marido, que lo es (aquel era soldado y mi marido es cabo, pero de compañías diferentes). Bueno, pues se armaban bastantes discusiones que oíamos siempre. A mi el tío me puso de los nervios porque empezó un día a gritarle a su bebé y ya pensé que hasta le agrediría o algo al pobre chiquillo. Luego estaba la abuela (la bruja) haciéndole carantoñas mil veces al día. No, no hay nada de malo en eso. Cuando te ve en la terraza colgando la ropa en el tendedero y empieza a hacerlo en voz muy fuerte y por lo bajito, murmurando, te llama algo que no consigues oír, molesta mucho.

Undécima pega: ¡CHAN, CHAN, CHAAAAAN!
De repente, unas noches, al lado de nuestro cuarto de matrimonio empezamos a oír una televisión a toda pastilla. Literal, parecía que estaba en nuestro cuarto. Durante 4 noches yo no pude dormir (literalmente). Así que mi marido fue a hablar con el otro a pedirle amablemente que por las noches bajaran el volumen de la tele o que viesen la tv en el comedor, que ahí estaba nuestro cuarto y a mi no me dejaban dormir. Fijaos que estaba alto, yo tengo los oídos muy finos, que hasta con tapones lo seguía escuchando...
Tres días sin tele. ¡Pude dormir tres días! Tus huevos.

Tras esos tres días, ¡volvió la tele! Y no solo lo habitual de perros, discusiones y demás gilipolleces, ahora en el resto de la casa de estos energúmenos ponían todo, música, televisión y demás a toda pastilla. Como si lo hiciesen adrede para molestarnos. Ahí empecé a aporrear la pared porque después de varias veces pedirles por favor que bajasen el volumen, no hacían ni caso. Bajamos hasta un programa de pitido molesto para joderles unas horas mientras estábamos fuera.

Ah, y juntad todo esto mientras los vecinos de arriba seguían con sus chupi-desmadres discotequeras. Que genial.

Duodécima pega: Y se masca la tragedia...
Luego llegó un día en el que yo estaba fatal, ya que prácticamente llevaba un mes entero apenas sin dormir (aprovechaba los pocos ratos dónde ninguno de los dos vecinos hacia ruido para dormir, y claro, en casa luego no se hacia apenas nada). Me desperté porque la pava de al lado volvió a poner música, esta vez mucho más fuerte de lo habitual. Fuí a aporrear de nuevo la pared con un "por favor, necesito dormir" gritando (estaba ya harta). Mi sorpresa fue que apagó la luz no sin antes darme otra sorpresa: empezó a rajar de mi desde su cocina (se oía desde la terraza) y hasta grabé todo lo que dijo (con la 3DS, pero se podía oír).

Y por cierto, el marido de esta pava dijo que era solo la suegra la que se pasaba esos días en la tele durante la noche, pero yo también le oí a el toser y hablar en ese cuarto. El muy hijo de fruta.

Capítulo final: Adiós con el dedo corazón. 
Cuando vino mi marido del trabajo, escuchó lo que yo había grabado y fue a hablar, de nuevo y amablemente, con los vecinos. Le respondió la suegra, LA BRUJA de toda esta historia. Mi marido empezó con un "por favor, mi mujer lleva un mes entero sin dormir por las noches y nunca bajáis el volumen de todas las veces que os lo hemos pedido amablemente" (lo recuerdo perfectamente). ¡Atención! La bruja empezó a insultarnos, llamarnos locos, energúmenos, gilipollas y de todo, echándonos a nosotros las culpas del ruido y de los golpes en la pared (WTF???), y que su nieto se despertaba por su culpa. En ese momento la señora estaba gritando y despertó ella al niño y le echó la culpa a mi marido, y dijo que nos iba a denunciar por ruido.

¿¿Y estábamos nosotros sufriendo durante cuatro meses enteros?? ¿WTF?

Mi marido se hartó, la bruja cerró de un portazo y quedamos en que aquí no aguantábamos más. No íbamos a tolerar que una vieja chocha, su hija estúpida y su yerno imbécil nos llamasen locos y encima nos denunciase a nosotros. Que les fo**en. Decidimos mudarnos porque no aguantábamos más en esa situación.

Por si fuese poco, entre esos días buscando por internet piso, como he dicho en nuestro comedor hay un descampado. Bueno, pues debajo de nuestra ventaja se pusieron dos chavales, un cani y su amiga choni, con los móviles a toda leche, fumando y escupiendo. Nosotros les dijimos que por favor se fueran a otro sitio, que estaban debajo de nuestra ventana y molestaban. Así cuatro veces. A la quinta mi marido se cabreó, cogió un vaso de agua y se los echó encima, estropeándole el móvil a uno de ellos (al cani). Bajamos en seguida la persiana y el muy capullo se quedó con las ganas, pero le pegó una buena patada a la persiana. Da igual, la iba a pagar la dueña igualmente... Pero joder, a mi me apetecía lanzarles huevos podridos, vinagre ardiendo o algo peor. Tendría que haberles echado hielo en piedras. Hubiese molado más. ¿No podían haberse ido a otro sitio en vez de debajo de nuestra ventana? ¿Por qué no os vais a la ventana de mis vecinos de al lado, que son unos hijos de perra?

Epílogo: ¡Fuera, fuera, fuera; hasta nunca!
Por fin encontramos un piso (el actual) decente y decidimos mudarnos. Cuando vino la dueña con nosotros para comprobar el estado del piso, la señora vecina loca bajó con sus dos perr... un momento, ¿quién es ese tío que baja con ella con otro perro? Resulta que o es su hermano, un pariente, o son una pareja liberal o es el amante y el tío no sabe nada o si lo sabe. Es decir, si cinco personas ya era un horror en ese piso, imagínate con 7... no caben.
La cara de la dueña de la finca fue de cuadros...

Pero como el piso ese estaba alquilado por alguien que lo compró hace tiempo, ahí ya apenas podía hacer nada, pero si, le dijimos que habíamos oído muchas veces a los perros arañar puertas y mearse en las paredes de la casa y la terraza (bueno, ya me entendéis con lo de oírse). Como dueña de la finca no debió de sentarle muy bien, no.

Y por fin, ¡POR FIN! Nos cambiamos de piso.

CONCLUSIONES:
Pero que poca consideración tiene la gente, de verdad. Por eso odio tener vecinos (desde pequeña siempre he tenido problemas con los vecinos). Aunque tu (mi caso) bajes el volumen de la tv que apenas la escuches para que no se molesten los vecinos, o evites dar golpes o hacer "obras" temprano o por la noche, todos los de tu alrededor nunca tendrán esa consideración. Y me da muchísima rabia.

Los pisos de construcción nueva son una mierda. Los conductos de aire acondicionado son horribles, lo que hacen es llevar todavía más el sonido por toda la casa. Las paredes las hacen de papel (de hecho todos los pisos de construcción nueva que vimos para mudarnos una segunda vez eran iguales, y se notaba que nos pasaría lo mismo). Mejor los viejos. Gotelé en su mayoría, que es dura. El piso de mi abuela tiene años y el sonido apenas se nota de otras cosas ni de las afueras. En este igual, pero lo malo es que vivimos en pleno centro con una iglesia de gitanos detrás y... en otro momento lo cuento. ¡Pisos viejos SIEMPRE! (pero de paredes buenas y que no se caigan a pedazos, claro).

Y colorín colorado, esta realidad pasada ya se ha acabado.

lunes, 9 de febrero de 2015

Algo que odio en... las webs

Hoy traigo otra entradita de odio, que hacía tiempo que no subía ninguna centrada en lo dicho. Hoy en particular, voy a hablar de algo que odio especialmente en las webs y foros de cualquier tipo. Ya sea de videojuegos, anime, de diseño gráfico, de noticias, no importa de lo que sea. Y allá vamos.

Algo que más me repatea son los cambios de aspecto en las páginas web sin haber pedido opinión primero a los usuarios y sin pedirles "consejo" o en general, las mismas opiniones. Me ha pasado muchas veces que una web tenía un diseño estupendo. Pero de repente, sin venir a cuento, el diseño cambia de forma radical. No me importa unos ligeros cambios, mejoras, añadidos, detalles... pero cuando el diseño es totalmente global y general y apenas puedes reconocer ni encontrar nada y es todo muy lioso... a veces hasta que se me quitan las ganas de continuar en dicha web, sobre todo porque ahora me es difícil navegar por la misma, algo lioso y en general, hasta se hace difícil participar en las mismas. ¿Está mal? Puede.

¿Pero qué cuesta abrir un tema especial dónde, mano con mano con los usuarios, pedirles su opinión (o dejarles una especie de zona beta de la nueva web para probarla)? A lo mejor coinciden todos en que será muy molesto y lioso, a lo mejor a nadie le gusta, o pueden dar consejos de como mejorarlo, y llegar todos a un acuerdo para que se haga una nueva imagen o nuevos cambios, pero mejores sin entorpecer a los demás.

Otra cosa que odio de las páginas webs es que no se hable de los usuarios baneados. ¿Por qué? ¿Esconden algo? Siempre me ha parecido muy mal. Tampoco digo que se deba de hablar de usuarios baneados atacándoles, desprestigiándoles o insultándoles, pero sí que los usuarios deberían tener derecho de saber porqué algunos usuarios han sido baneados, incluso cuando a veces los motivos eran evidentes. Al menos podría haber una lista negra con los expulsados temporales, los expulsados permanentes y los que están "ahí ahí" a puntito de caramelo, pero con motivos. Aunque sea un resumen generalizado: malestar, saltarse las normas de forma continua, etc.

O repito, ¿o es que se esconde algo "vergonzoso" que se teme que salga a la luz? Imagínate que uno de los usuarios que nunca tuvo problemas con el foro de repente es baneado, e incluso te llevabas genial con él en la web. ¿No te gustaría saber por qué ha sido baneado? ¿Es que en realidad estaba intentando hacerle algo malo a la web? ¿O era al revés, que había descubierto algo malo de la misma?

De hecho, puedo poner un ejemplo personal. Yo estuve hace mucho tiempo en un foro. Veía que el staff era malo con ganas. Temas fuera de las normas (hechos por sus veteranos y algunos de ellos mismos, de hecho), un chat abajo del todo en el foro que se saltaba sus propias normas y se leían cada burrada que daba asco, y en general, era un foro que dejaba que desear en todos los sentidos, aunque era divertido y algunos usuarios eran agradables con los que charlar. Cuando puse un tema quejándome del Staff, su comportamiento, y lo mal que "iba el foro" respecto al respeto y lo grosera que era la gente y como se dejaba el libre albedrío (siempre desde el respeto, nunca he escrito nada en plan troll), fuí baneada al acto y hasta me amenazaron con "expulsarme" del servidor de los foros para siempre (que eso no se puede hacer, que lo estuve leyendo por si acaso).  En general, recibí muchos mp's de diversas amenazas de todos esos miembros del Staff. Por si fuese poco, algunos usuarios de ese foro también me comentaron antes y después de ser baneada, que mucha más gente fue baneada por los mismos motivos por los cuales a mi me banearon. VERGONZOSO. Asco que me dio ese foro, asco que me dio toda la gente que estaba allí y que les lamía el culo (algunos hasta dijeron que se sentían "amenazados" por el staff si no se callaban), y en general, por el Staff. El peor Staff que ví nunca.

Es por eso que hace tiempo también hice una entrada de "como debería ser un buen staff" , y desde luego aquellos no lo eran. Pero se leía cada perla sobre ellos, que me parecía increíble que aún hubiese gente allí decente tan campante. Supongo porque estaban ligados a otras personas que estaban allí y aún se lo pasaban bien con ellas, pero yo no iba a ser tan estúpida como para dejarlo pasar. Me parecía una gran injusticia y estaba harta, había aguantado muchos meses con esa gentuza. Y exploté, aunque de buenas maneras. De nada sirvió, pero así comprobé de primera mano qué, efectivamente, apestaban.

En resumen, los usuarios tenemos derecho a opinar (no podemos tener siempre la última palabra, eso es seguro, pero para algo somos un "pilar importante" en una web/foro) y a saber que se cuece en nuestras webs favoritas que siempre seguimos. Por algo confiamos en ellas.

Recibido, Ok

Bueno, pues aquí están los cambios que quería aplicar al blog. Esta entrada es simple y corta. El diseño sigue siendo más o menos el mismo, solo cambían el logo (gracias a un usuario de Blogocio por hacermelo), y los nombres de los archivos, a parte de unos pocos colores que irán siendo oscurillos a lo largo del tiempo cuando vaya cambiando cosas, para ir a la tónica de la temática... un poco espacial, un poco a lo que suelo hacer normalmente.

Y vamos, que es un blog personal y lo tengo que hacer también a mi disfrute. Sin más dilación, ahora continuo escribiendo algunas entradas más y programándolas, a ver que tal. Supongo que haré unos cuantos cambios más -si me entero de como se hace lo que quiero hacer- cuando tenga tiempo. Eso sí, la dirección del blog seguirá siendo la misma. Adoro los quesos.

El favicon lo cambiaré cuando consiga mi antiguo ordenador y todos los iconos que tenía de dónde salió ese (a no ser que alguien me dé de nuevo el enlace de descarga de todos esos iconos, que ya ni me acuerdo de qué eran, snif).

lunes, 2 de febrero de 2015

¡Por el amor de dios, no veáis Lucy!

La primera vez que hago una "reseña" y con razón... ¡¡NUNCA JAMÁS VEAÍS LUCY!! ¡¡¡NUNCA!!! Reseña a medias porque no me apetece ahora realmente. Solo haré un pequeño resumen sobre esta película. No esperes una crítica ultra seria, larga y tocha, porque me dejó tan cabreada esta película, que no me apetece hacerlo demasiado serio. Y tiene spoilers. Así evitarás verla.



En primer lugar, decir que Lucy es una viva patada a la inteligencia. Eso de que usamos solo el 10% de nuestro cerebro es mentira, usamos siempre el 100% y la película trata de encasquetartelo como si fuese real, pero bien real. Cualquier incauto sin un poco de cultura que vaya a ver la película aún se tragará lo que cuenta esta.

Para empezar, nos encontramos con, sin venir a cuento, una rubia (Scarlett, barra Lucy) con lo que parece ser su novio que tiene que entregar un maletín en un hotel. ¿De dónde el maletín? ¿Quienes narices son esos dos? El tío convence a Lucy de que sea ella la que entregue el maletín, aunque ella no quiera (claro que sí, hay que obligar por narices de forma forzada la escena o no habrá película). Mientras está en el hotel esperando a entregar el paquete, se ven escenas típicas de documental. Sí, de documental. Un guepardo detrás de una gacela. Mmm... muy bien... ¿esto qué es, una película de humor o algo así? Estas escenas aún tendrían sentido en una película de humor + acción + intriga, pero así... y luego sale una escenita de un ratón cayendo en un cebo. Ok, ok.

Para continuar, Lucy es llevada a una habitación del hotel dónde hay unos mafiosos coreanos (coreanos y en china, tócate los huevos), que solo gritan, gritan, berrean y están furiosos en toda la maldita película. Bueno, se descubre que dentro de la maleta hay droja (antes sale una escena estúpida de los coreanos poniendose escudos antidisturbios para evitar una posible bomba en la maleta... me pareció ridícula la escena, pero mucho). Nadie sabe de dónde sale, de dónde viene, ni que es, pero mira, se les ocurrió una idea genial: vamos a usar a Lucy como mula.

Después, uno de los malos que es muy cazurro, le mete a Lucy una paliza en la tripa, dónde le habían metido la droga. Claro que sí, campeón... ¡CLARO QUE SÍ! ¿Meterle droga pa' qué? ¿Para nada? En fin... Y así seguimos 25 MINUTOS BIEN LARGOS DE PELÍCULA. Divertidísima, trepidante, con acción. Y que no se me olvide. Mientras Lucy recibe un colocón de la jostia, vemos en pantalla una especie de viaje en el hiperespacio multicolor. Huélete que vas a ver más. Y de repente, Lucy empieza a tener superpoderes que aparecen cuando nuestro cerebro obtiene más del 10% (meeeeck, error).

Y de momento los diálogos son lentos y nada memorables. De paso vemos una charla con Morgan Freeman intentando hacer creer al espectador que todo eso del 10% es real. Y mientras tanto de paso, que se parezca a su programa que hacen en el Discovery Channel. A mi me recordó a eso. Y otros 5 minutos más de película de todo charla. ¿Dónde está la acción?

Bueno, mientras Lucy va aumentando su "capacidad cerebral", obtiene poderes... como cambiarse de pelo, conocer los problemas de salud de a quién toca y otras cuantas chorradas más que solo usa de forma puntual y que luego se olvida para siempre. Contacta misteriosamente con el personaje de Morgan Freeman, conectándose a su ordenador y a toda su casa, a lo X-Men "Señor de la Red", por así decirlo (¡nuevo superhéroe!), para decirle que se tienen que ver, no sin antes encontrar todos sus escritos y leerselos en cuestión de segundos, que son muchos. Claaaaaro.

Bueno, su siguiente paso será ir en avión, dónde usa un ordenador y se vuelve totalmente tarumba. No sabemos que está buscando en internet, solo mueve las manos como si tuviese un ataque epiléptico que al mismo tiempo parece provocado por las luces que da el ordenador. En fin. Provoca a una azafata que le sangre la nariz (¿es buena o mala exactamente?), asesina a otro pasajero, y se empieza a volver loca. Se encierra en el baño y ahí se desintegra. Si. Se desintegra.

Lo gracioso es que cuando se desintegra, vuelve a aparecer en una especie de hospital. Vale. Que no se me olviden varias escenas más: la única escena de acción que veo hasta el momento es Lucy entrando en el hotel del primer mafioso coreano matándolos a todos de un simple disparo. Y cuando parece que iba a matar al jefazo, lo único que hace es apuñalarle con los cuchillos en las manos, decirle dos o cuatro cosas al oído, y se larga tan campante, no sin antes con el coreano mostrándonos uno más de sus gritos de mosqueo. Mmm... ¿y por qué no te los cargas ya ahí si buscas venganza? ¡Qué va! ¡Si no no hubiese película...!

Otra escenita es que llama a un policía de no me acuerdo dónde (ni me importa) que parece que en cualquier momento se va a enrollar con él, y le ayuda a capturar a otras mulas de su misma droga que no sabemos todavía de dónde cojones salen ni porqué producen eso. Claro que sí.

Una vez despierta en ese hospital, comienzan más chorradas, que paso de seguir describiendo. Si nos encontramos que los coreanos buscan a sus mulas para robarles la droga y conseguirlas de nuevo. Se encuentran con Lucy. Cuando yo estaba deseando ver alguna escena decente de acción a lo Matrix pero más realista, me encuentro con que literalmente los manda a levitar y al coreano que los está matando a todos (no el jefe, por suerte/desgracia) ni lo mata, otra vez. ¿Esta tía es tonta? Asi que nada, se lleva la droga y deja a todos los coreanos mosqueaos vivos.

Ok... luego vemos una escena en la que tienen que viajar con rapidez con un coche. Y dirás, si tienes super poderes podrás apagar todos los semáforos o apartar los vehículos. ¡¡Que va!! ¡Atropellemoslos a todos y que les den por culo! ¡Coches fuera, por aquí, por allí, volando, estallando, que casi atropello a la gente, me la suda todo! (En serio, ¿pero esta tía es buena o mala?) El siguiente destino es dónde está ahora Morgan Freeman. Lucy necesita unos instantes para conseguir su máxima capacidad cerebral (el cuento chino, vamos) y empieza a conectarse con los ordenadores de la sala.

Mientras esto ocurre el policía ha llamado a sus amigos polis y los coreanos llegan furiosos, y comienza otra escena de tiroteos algo sosa y sin ser nada trepidante. También podemos ver a Lucy viajando por el tiempo y el espacio como si nada, como si en un tour de realidad virtual se tratase (escena patética), se encuentra con dinosaurios con un CGI fatal hecho, se encuentra con la supuesta primera homínida de la humanidad (que casualmente tiene su nombre, sí, claro), y luego va viajando por todo el universo como quién no quiere la cosa.

Y ojo, mientras sucede eso ella sigue presente en la sala anterior, solo que ahora es totalmente blanca (???) y el coreano jefazo está a punto de dispararla. Pero como es tonto, no le dispara antes de que ella termine de "completarse" y justo cuando va a disparar, ella desaparece de la nada, para ser asesinado por el policía. Ahm. Después de esto, Lucy se transforma en un pendrive. Si, en un puto pendrive. Y dice que está "en todas partes". Ajá. Que... coherente todo. Si, si, super trepidante, mucha ficción (porque de ciencia nada) y super guay, oye. Diálogos largos y aburridos, escenas de acción cortas y la ciencia que se inventan no tiene límites. Por lo menos no dura más de una hora y veinte minutos... y menos que no fuí a verla al cine y la he visto de gratis. Lo único bueno que tiene son los tráilers, que te la venden de lo lindo.

Luego termina con esta frasecita a lo filosófico: La vida nos fue dada hace millones de años; ahora ya sabes que hacer con ella.
Pues no, no sé que hacer con ella. ¿Me drogo a ver si consigo super poderes? No lo entiendo...

Una pérdida de tiempo total, una película mala en todos los sentidos que por desgracia han tenido que protagonizar Scarlett Johansson y Morgan Freeman (Los Vengadores, Red... buenísimas películas dónde han actuado), que puede servir hasta para torturar de lo aburrida, mala y ridícula que al final resulta. A mi se me hacia eterna y eso que dura más bien poco. ¿¿Quién cojones pagaría por ver este truñaco??

domingo, 1 de febrero de 2015

Citizens of Earth, impresiones

Al final no pude comprarlo en 3DS así que no me quedó más opción que optar por la versión en PC, que al final me ha resultado más cómodo de lo que creía. ¿Y mis impresiones?

He estado viendo análisis del juego y he visto que son bastante flojos (qué, ¿no hay maletines de por medio, eh?), y sin embargo preguntando a jugadores he visto que era un juego bastante entretenido, divertido y que daba para muchas horas. De momento solo llevo 18 horas, pero apenas he rozado la superficie.

El juego es un RPG por turnos bastante divertido, usando un sistema de "energía" que permite realizar mejores acciones y muchas habilidades de distintos tipos. Tiene mucho humor y colorido, y hasta las melodías terminan siendo pegadizas, armoniosas y que encajan bien con cada ambiente en el que se encuentra.

Algo que te incita a seguir jugando es el reclutamiento de los ciudadanos, al más puro estilo "Pokémon" y similares, y cada ciudadano tiene unas habilidades, stats y resistencias específicas. Puedes hacer combinaciones muy especiales, estrambóticas y hasta arrasadoras, la cual más rara y divertida. Los ciudadanos a su vez son únicos y con sus propias particularidades, y para reclutarlos habrá que hacer primero alguna misión, algunas más costosas, otras más instantáneas, pero que te entretienen un buen rato.

Hay de toda clase de paisajes y de enemigos, desde desiertos hasta una típica ciudad, se pueden equipar accesorios a los personajes y además existen los "talentos". Estos talentos permiten usar una tienda que llevas a cuestas, entrenar a los personajes en una escuela, cambiar el clima, cambiar la hora dentro del juego (tiene ciclo día y noche y sí, si que afecta), o coger un coche y movernos más rápido por la carretera.

A mi me ha sorprendido gratamente el juego, es muy divertido, con grandes ideas de olla y mucha originalidad, y los combates son muy dinámicos, fáciles de entender y divertidos probando muchas combinaciones diferentes. Si no te apetece ir a farmear por ahí dando vueltas, hasta puedes coger un "coliseo virtual" y personalizar combates para subir de nivel como más gustes.

Yo creo que este juego se merece un buen 7 o un buen 8, por su humor, su colorido, lo largo y ancho que és, y sus grandes posibilidades. Es muy divertido, y parece que tiene algo de la misma magia de la que hacía gala Mother/Earthbound, alejándose de lo típico del rpg, estando en un mundo de fantasía (normalmente medieval), en dónde ahora nos situa en un mundo moderno actual y lo adapta perfectamente para hacer un increíble RPG por turnos.

De momento, mis impresiones son muy positivas, más de lo que yo me esperaba. Hasta mi marido se ha enganchado muchísimo a él (se ha comprado uno también en PC) y creo que lo está disfrutando mucho más que yo. Lleva más horas que yo (no puedo estar demasiado tiempo seguido en una misma cosa ahora o me saturo) y le veo viciadísimo.

La única pega es que a veces te abrumará la cantidad de enemigos que hay en los mapas y que habrá veces que a lo mejor no sabes como continuar o avanzar (y apenas hay dos guías del juego...) y que a veces se crashea, se cuelga o se atasca en algunos puntos, o tiene algunos fallitos gráficos, pero nada grave. Además tiene autoguardado, por si las moscas.


Yo recomiendo encarecidamente este juego. Que además tampoco está tan caro, y no importa la consola que sea (aunque parece ser que en Wii U y 3DS hay demasiados bugs). Es un excelente juego.